¿Qué se discute en Podemos?

En Podemos hemos hecho todo al revés, como no podía ser de otra forma, pues nada que irrumpe lo hace siguiendo los protocolos. Primero nos lanzamos, luego nos formamos y así con todo. Esto no es ni bueno ni malo, simplemente es como se han desarrollado los acontecimientos. En lo que respecta al debate interno que mantiene Podemos, una vez que parece haber pasado la parte de la telenovela (la que más le interesa a los medios), la pregunta que ahora tenemos que hacernos es, ¿qué vamos a decidir en la II Asamblea Ciudadana de Podemos? Para poder responder a esta pregunta necesitamos sentirnos emancipados (no al estilo ilustrado donde uno emancipa al otro y siempre mantiene esa eterna distancia entre el maestro y el alumno) de todo tope. Ni cortapisas, ni avisos, ni infundir miedos en forma de advertencias; eso solo debilita al proceso mismo.

Esto no es una disputa entre “errejonistas” y “pablistas”, lo importante pasa por lo inadvertido: la pregunta es, ¿queremos que Podemos sea el campo de pruebas de la España que buscamos? si es así, ¿hasta dónde queremos llevar la democracia en Podemos? Dependiendo del resultado de esa respuesta obtendremos un tipo de proceso que, a su vez, determina el grado de ambición transformadora que quiere impulsar Podemos para España. Si el proceso es pobre el resultado es pobre, si el proceso se abre, activa la subjetividad democrática y se producen sinergias que desbordan los planteamientos de partida. Todas somos necesarias pero ninguna es imprescindible.

Dos líneas maestras hay que discutir: la hoja de ruta política y el modelo organizativo. Centrándonos en la primera, todo gira en torno a construir una mayoría social y el debate tiene que ver con cómo se consigue eso y qué se consigue siendo mayoría. Cómo ser mayoría y cómo la mayoría puede cambiar lo que somos. Para abordar esta tarea es fundamental abandonar los maniqueísmos, las etiquetas, el mecanicismo y todo rastro de dogma. Fijarse en el análisis del estado de las cosas para dibujar las fronteras que separan a una minoría que monopoliza la riqueza y la creación de “verdad”, frente a una mayoría diversa y compleja, que puede producir y convivir en un orden más libre e igualitario.

Definir el estado de las cosas es definir los problemas y retos a los que nos enfrentamos dentro de la coyuntura concreta en la que nos encontramos. Esa coyuntura ya no es la de enero de 2014, así que no valen las plantillas metodológicas para aplicarlas a cualquier escenario. No existe una verdad objetiva que simplemente hubiera que nombrar para que se haga realidad, sino que la verdad en política surge como resultado de un proceso/litigio social que la produce. Así pues, ¿cómo crear relaciones sociales y formar una verdad distinta que apunte a un orden más justo? Se crea por todos los medios construyendo otra forma de pensar y practicar lo institucional: eso es movimiento popular, eso es llevar la iniciativa en el Parlamento. Institucionalizar quiere decir perpetuar en el tiempo una forma de relacionarse e imaginar la realidad. Desde este punto de vista, nuestro plan de acción en el Parlamento y en la calle no solo no es y no puede ser incompatible, sino que es y tiene que ser necesariamente combinable. De este modo será más fácil denunciar la revolución pasiva del régimen que intenta incorporar demandas sociales sin cuestionar el status quo. De esta forma hablar de renta básica universal, de otro modelo productivo y otra organización territorial, será primero imaginado para luego ser aplicado. Si no discutimos de estas cosas, ¿de qué vamos a debatir y en torno a qué nos vamos a unir?

(*) Jorge Moruno es sociólogo, consejero ciudadano y responsable de Discurso en Podemos.